26 marzo, 2017 Marta Pichardo

Sesión 8 de Rolfing: He conseguido mejorar mi equilibrio corporal

¡Ya estamos en la sesión 8 de Rolfing! En este post, nuestra paciente nos cuenta cómo ha conseguido mejorar su equilibrio y cómo se encuentra a solo un par de sesiones de finalizar el tratamiento de Rolfing.

Aquí tenemos su sesión:

Después de lo contenta que terminé la séptima sesión de Rolfing, me he encontrado esta semana muy bien. La verdad que os tengo que decir que a la hora de practicar yoga noto que he logrado mejorar mi equilibrio muchísimo, uno de mis puntos flojos, y también me encuentro muy bien conmigo misma, muy cómoda con mi postura.

Tras mi valoración corporal, por cierto, muy positiva ya que Marta me ha dicho que mi cuerpo ha ido mejorando sesión tras sesión, me he tumbado boca arriba.

No sé qué me pasa con la zona de los muslos, pero para mí es una de las zonas más molestas. Si os pasara igual si recibís Rolfing ¡me encantaría que me dierais ese feedback!

Marta con el antebrazo y su mano cerrada a modo puño, ha ido presionado y recorriendo lentamente todas las caras de mi muslo, de abajo hacia arriba. Para mí, como ya os he comentado otras veces, me resulta más molesto el derecho que el izquierdo.

Ha habido un momento que ha sido el peor de la sesión, la zona de atrás de los muslos. He levantado la rodilla y ella con sus dedos (la sensación era que tenía una especie de gancho), ha ido peinándola como si de un hilo se tratase.

Luego ha pasado a la espalda, una de mis zonas favoritas, me encanta cuando la estira cogiendo con sus manos mis escápulas. Es como si colocase todo en su sitio, donde debe estar, mejorando mi equilibrio.

mejorar mi equilibrioCuando ha terminado con los muslos y la espalda, ha enterrado sus dedos en la boca de mi estómago haciendo pequeños y suaves movimientos. Esto me ha parecido muy curioso porque no estaba notando nada en la barriga, sino en mi garganta y en la zona de la pelvis. Es difícil explicar, pero es como si todo estuviera conectado, como si fuera una máquina y los mandos estuvieran en mi estómago y desde ahí pudiera trabajar en otras zonas.

Por último, ha terminado en el cuello y la cabeza, otra zona que me encanta. Además siempre se lo digo a Marta, me relaja muchísimo.

Tras levantarme y reencontrarme con la gravedad, he notado algo en la zona superior de mi espalda. No ha sido del todo agradable, era la sensación de sentir como acababan de trabajar esa zona y aún quedase algo resentida.

Me encanta descubrir como al tocar una zona se puede trabajar otra, logrando así mejorar mi equilibrio corporal y sobre todo me quedo con lo bien que me encuentro luego, cuando salgo de la consulta.

Espero que os estén ayudando mis relatos para que conozcáis un poco más los beneficios del Método Rolfing y como podéis mejorar el equilibrio corporal.

¡Nos vemos en la siguiente sesión!

 

Tagged: , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR